La belleza, ventaja evolutiva.

19 enero 2011

veces compartido

Gracias señor, porque aparte de darme un cerebro, me hiciste bello

 

Les voy a contar una anécdota de la que me estaba acordando hace rato. Resulta que un cliente me contrató para que le elaborara un estudio de mercado, por lo cual me tuve que dar a la tarea de contratar 3 encuestadores para dicho estudio (como el estudio fué a finales del 2008 en plena crisis económica, me llovieron un sin fin de currículums). Ya había contratado a dos personas y solo faltaba una. Habían dos mujeres que estaban compitiendo por la vacante que quedaba y las cité a las dos (por separado) en un Starbucks para conocer su perfil. Las dos tenían un currículum de nivel parecido, en cuanto experiencia estaban al mismo nivel, pero resulta que la primera mujer era bonita y de buen porte, la otra era gordita, morena y con rasgos toscos. Siendo sincero, al ver que en experiencia estaba a la par, me dió más confianza contratar a la mujer bonita porque sentía que por su belleza iba a generar un mayor índice de respuesta a la hora de estar tocando de puerta en puerta para que le contestaran la encuesta.

No es que haya discriminado a la otra mujer por ser fea, sino que simplemente necesitaba a la que se adaptara más al perfil de la persona que estaba buscando, y yo se que una apariencia agradable dá más confianza a la gente, y siendo una persona bonita, naturalmente tiene más ventajas que la otra mujer. Aquí es donde me pregunto ¿acaso la belleza representa una ventaja evolutiva para el ser humano?. La respuesta es sí.

Dicen que hay gustos para todos, es cierto. Pero también sabemos que universalmente existen unas personas más hermosas que otras. Las personas que son más hermosas tienen una mayor probabilidad de conseguir pareja, no digo que las personas no agraciadas no la tengan (dado que existen otras variables que influyen en la atracción como la inteligencia y la seguridad), pero vamos, una persona hermosa físicamente tiene más opciones (y sobre todo cuando se es mujer). La persona bella satisface más las necesidades de los otros seres humanos, es más atractiva, brinda status (porque seamos sinceros, tener a una persona hermosa como pareja para muchos es algo para presumir) y activa con mayor facilidad las hormonas del sexo opuesto.

Una persona hermosa no solo tiene más posibilidades de elección en el amor, también dada su belleza se le abren más puertas en el mundo laboral y en otros círculos. Es una ventaja evolutiva que bien aprovechada puede ayudar que una persona sobresalga de los demás. Muchos dirán que las personas hermosas no son inteligentes lo cual sería una desventaja, pero eso es en realidad una falacia. Un reciente estudio realizado en Estados Unidos e Inglaterra se atreve a sugerir lo contrario, que las personas guapas son más inteligentes. Lo que sucede en muchos casos creo yo, es que cuando una persona no es agraciada físicamente busca otros recursos para satisfacer sus necesidades: Si la persona no agraciada ve que no tiene posibilidades con la pareja opuesta apostándole al físico, buscará ser simpática, mejor conversadora o hechar mano de las otras virtudes que tenga, es cuestión de supervivencia y el que se sepa adaptar mejor al entorno es el que podrá satisfacer mejor sus necesidades, y creanme, la belleza no si bien no es determinante, si da una ventaja considerable. Yo más bien creo que la belleza no está relacionada con la inteligencia, yo en mi experiencia personal he conocido a personas hermosas muy inteligentes, y también a personas feas que no dan una.

Hay algo que he notado mucho en las mujeres, por lo general si se fijan (claro, hay excepciones), en los grupos de amigas se puede observar un patrón de belleza similar. Las bonitas terminan juntándose con las bonitas, y las que no lo son tanto, pues se terminan juntando con las que no son tanto. Eso lo he observado mucho por ej, en los antros y demás lugares donde las mujeres suelen salir en grupo. También es común que las mujeres hermosas consigan a los hombres más guapos y viceversa, aunque claro, existen las excepciones. Como decía, la inteligencia, la seguridad, y sí, el dinero, terminan jugando un papel determinante también. Por eso no es de sorprenderse que un forro de mujer ande con un hombre feo, a veces la cartera lo puede todo.

Si eres feo mi amigo, te soy sincero. Estas en desventaja, así que a ejercitar tus otras virtudes, a ejercitar tus otras virtudes.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter