Wikileaks y la diplomacia

30 noviembre 2010

veces compartido

No cabe duda que después de la filtración de los documentos clasificados de Estados Unidos, la diplomacia tendrá que cambiar en su forma para seguir siendo eso, diplomacia. La diplomacia internacional (valga la redundancia) es algo así como los chismes de vecinas de lavadero, entre ellas parece que se respetan, pero se critican a sus espaldas; y que decir cuando hablan de los enemigos, hay que destruírlos a como dé lugar. Lo que aquí sucedió es que un pillo le dijo a las vecinas de lavadero todo lo que se dice detrás de ellas y ahora corren el riesgo de agarrarse del chongo.

Sinceramente, a mí, esos documentos me parecen un show de Ventaneando con Paty Chapoy pero a nivel internacional. Por un lado se dirá que la salida al público de esa información es parte del ejercicio democráctico, donde todo mundo tiene derecho a saber como se manejan las cosas en la esfera global. Otros dirán que ponen el riesgo la reputación de varios países y políticos de estos, y no solo eso, sino que varios de los documentos podrían poner en riesgo la vida de algunas personas. Aunque ya los medios como The New York Times y el País se pusieron de acuerdo para decidir que noticias se van a publicar y cuales no para evitar lo anterior.

Gracias a estos documentos nos enteramos que Hillary Clinton dudó de la estabilidad intelectual de Cristina Kirchner y que realizó labores de espionaje dentro de la ONU, que Pakistan presta apoyo encubierto a redes terroristas, que Evo Morales tenía un tumor grave en la nariz, que a E.E.U.U le incomoda el estilo impulsivo y autoritario del presidente francés Nicolas Sarkozy, que Espías cubanos actúan libremente en Venezuela y trabajan con Chávez y muchas noticias más.

Lo que deja en claro es el papelón que ha hecho Estados Unidos en cuestiones de diplomacia, no solo del gobierno de George W. Bush, sino también del actual, sobre todo por el papel que desempeñó Hillary Clinton en la información vertida por Wikileaks (al grado que el presidente de dicho sitio web está pidiendo que Hillary dimita de su cargo). A pesar de que esta filtración de información es histórica (nunca que recuerde, se había ventilado información de calibre tanto en cantidad como en calidad) muchos políticos, sobre todo latinoamericanos, dicen que la información revelada en dichos documentos es intrascendente, e insignificante, como afirmó Lula da Silva.

Wikileaks nos muestra una vez más el poder que tiene la Internet dentro de la sociedad global. Es claro que Internet es un poder descentralizado que ha venido a cambiar las reglas del juego en el mundo. La pregunta es si Internet hará de esta sociedad, una sociedad más democrática, o bien, como en todo se empezarán a conglomerar monopolios de poder que tengan en sus manos información tan valiosa como para ser respetados y temidos, como es el caso de Google o Facebook.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter