La diferencia entre el querer y el tener que.

5 octubre 2010

veces compartido

Tanto Juan como Carlos quieren tener una relación de noviazgo con Sofía.

Carlos dice: Yo anhelo tener una relación con Sofía, deseo con todas mis ganas que ella acepte andar conmigo.

Juan dice: Yo tengo que andar con Sofía. Debo de conseguir que ella ande conmigo.

¿Se fijaron que a pesar de que ambos quieren lo mismo, hay una gran diferencia en la connotación de lo que están diciendo?. Carlos tiene una actitud propositiva y constructiva ante la situación, y Juan no. ¿Por qué razón?.

Carlos está deseando, está anhelando algo. Si no lo logra obtener, se sentirá frustrado, se pondrá triste, se sentirá mal, pero nada más. Ante la frustración buscará otra alternativa, que podrá ser el buscar otra forma de conquistar a Sofía o bien, buscar otras mujeres entre las cuales pueda buscar a su mujer idonea. Como me dijo un terapeuta hace tiempo: la frustración es la que ha construído la civilización en la que vivimos.

Juan por el contrario se está obligando a andar con Sofía, ve el hecho como una obligación. El se está diciendo por el contrario que “debe de andar con Sofía”, es mandatorio hacerlo, es todo o nada ¿Que va a pasar si no logra obtener el resultado?: Se va no solo a sentir frustrado, sino que se va a sentir impotente de no haber alcanzado lo que se estaba obligando a alcanzar, se enojará consigo mismo, y terminará sintiéndose incapaz. Al sentirse incapaz, probablemente se resignará y dirá: –yo no soy capaz de conquistar a Sofía. Por lo tanto no buscará alternativas.

A veces en la sociedad moderna se nos dice que tenemos que evitar el sufrimiento a toda costa y eso es un error. Porque lo único que crea el hedonismo es una baja tolerancia a la frustración. Y el hombre necesariamente tiene que “frustrarse” para avanzar. El hombre, al estar aprendiendo, está sometiéndose ante la prueba y el error, lo cual inevitablemente conducirá a la frustración, pero esta, bien canalizada hará que el hombre busque otra alternativa para lograr su objetivo. Por eso decía que la frustración es la que ha construído nuestra civilización.

Este es un pequeño consejo que me dió hace tiempo un terapeuta y lo comparto con todos ustedes, seguramente les podrá ser útil en sus vidas.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter