La importancia de la participación ciudadana

29 junio 2010

veces compartido

En México a veces nos solemos quejar de nuestros políticos, nos quejamos de las cosas que están mal y se las atribuímos “al gobierno”, “la oligarquía”,  “los de arriba”, “los burócratas. Y no es que trate de justificarlos. Pero a veces creo que esas quejas terminan siendo inocuas cuando los ciudadanos que las emiten  no colaboran de alguna forma para contribuír a la mejora de la sociedad. Yo siempre he dicho que el ciudadano tiene el gobierno que se merece, esa frase se me hace muy cierta, y yo creo que en México, el tipo de políticos que tenemos representan fielmente a los ciudadanos (aunque muchos digan que no).

Puede ser imperfecta, incipiente, o puede ser que en algunas ocasiones no se respete, pero en México tenemos de cierta forma un estado democrático. Yo se que algunos van a decir que “la oligarquía” o que “los grupos de intereses”, y estoy de acuerdo de cierta forma con ellos. Pero yo creo que también el sistema no cambia porque los ciudadanos no se mueven para cambiarlo. Está demostrado que en México cuando los ciudadanos se proponen a hacer algo por cambiar las cosas lo pueden lograr. Se trata de iniciativas que vienen de parte de los ciudadanos, no de iniciativas burdas y vacías impulsadas por los poderes fácticos como Iniciativa México que es más un reality show que algo que en realidad pueda cambiar al país. Se trata de iniciativas que emerjan de abajo hacia arriba, donde el pueblo proponga y las autoridades dispongan, donde hagamos que las autoridades sean de verdad los empleados del pueblo.

¿Es utópico esto que estoy diciendo?, claro que no. Yo con la asociación a la que pertenezco (Rescatemos Guadalajara A.C.), hemos logrado que el gobierno decida construír una nueva línea de Tren Ligero. ¿Como le hicimos?, levantamos una encuesta en las redes sociales para conocer que tanto se le hace importante a la población la expansión de las líneas del tren ligero, los resultados fueron contundentes, y el año pasado, aprovechando que en las elecciones intermedias, entregamos los resultados de dicha encuesta a la asociación y logramos que todos los políticos (menos los del PAN que tenían otro proyecto, pero que al final de cuentas se terminaron inclinando por el Tren Ligero) tomaran como bandera de campaña la construcción del Tren Ligero.

Se trata también de jugar con los intereses de los políticos. Los políticos en todo el mundo tienen intereses y se irán para donde más les convenga, pero la diferencia entre los países desarrollados y México es que en los primeros, la sociedad tiene un peso importante en las decisiones de los políticos, porque la sociedad sale a exigir, a proponer, y los políticos buscarán satisfacer sus necesidades para lograr votos y poder. En cambio en México, como el ciudadano común está acostumbrado a no hacer nada, los políticos se aprovechan de las necesidades básicas para obtener votos (apelan al miedo, o a las necesidades primarias) y no hacen nada que de verdad coadyuve en el progreso del país.

Pero cuando los ciudadanos se interesan por el que hacer político, si que se pueden hacer cosas. En Guadalajara he visto muchos ejemplos de proyectos que se han llevado a cabo gracias a la participación de ONG’s y asociaciones civiles. Un claro ejemplo es la Vía Recreactiva, donde todos los domingos en las mañanas (aprovechando el poco tráfico), se peatonalizan las principales arterias de la ciudad para que los ciudadanos puedan andar en bicicleta, puedan correr y puedan hacer ejercicio.

También hay otras propuestas como gdlenbici que busca promover el uso de vehículos no motorizados en la ciudad (es decir, bicicletas), gracias a ellos el gobierno ha construído algunas ciclovías en la ciudad (claro, se puede hacer mucho más en este aspecto, pero ya hay algo). Otro movimiento importante que se llama Movimiento Propuesta Ciudadana, que promueve entre muchas otras cosas, la ecología en la ciudad o el llamado a la sociedad a votar en las elecciones. Cuando al gobierno estatal se le ocurre hacer podas innecesarias, ahí hay movimientos como el de Movimiento Propuesta Ciudadana listos para denunciarlos ante la sociedad.

Todavía se puede hacer mucho más, pero al menos algunos sectores de la sociedad han buscado hacer algo, y ven que si es posible hacer algo más que quejarse del por qué las cosas están mal. Creo que si la sociedad fuera más unida y tuviera más participación en el quehacer político, podría ser también un poder real que actúe como contrapeso a los poderes fácticos. Estos últimos existen felices y campantes porque nadie se les opone. Pero imagínense que hubiera una cruzada ciudadana a favor de la educación, que tratara de mejorar su nivel en todas las áreas y que se crearan grupos de presión. Seguramente gente como Elba Esther Gordillo al menos no estaría tan cómoda en su puesto y en algún momento tendría que ceder para que estos grupos tuvieran injerencia en los contenidos escolares que se ofrecen en las escuelas públicas.

Yo siempre he creído que la respuesta no está en la derecha o en la izquierda. Está en la sociedad, y mientras esta no cambie, sus gobernantes nunca lo harán. Más bien los gobernantes tendrán que cambiar cuando la sociedad se los exija.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter