Relatos de Semana Santa

30 marzo 2010

veces compartido

Me cae que los mexicanos somos bien católicos, aunque sea de dientes pá fuera. Todos estamos felices porque no solo festejamos el aniversario de la muerte y resurrección de Jesucristo, sino porque se viene el mas grande pretexto para salir de vacaciones. Todos los colegiales, desde el Kindergarden hasta la universidad, están felices porque ahora si después de tanta tortura con tantos libros y tantos exámenes, les ha llegado la hora de liberarse el estrés llendose de vacaciones a una playa, a algun bosque o a cualquier lugar donde se pueda socializar. El abandono de la gente de las ciudades y la rutina diaria se siente hasta en el número de visitas a este blog, el cual ha bajado de unas 300 a 250 visitas diarias.

Para la buena suerte de los vacacionistas, la semana de la pasión de Cristo se cruza con el arribo de los springbreakers a las playas mexicanas, lo mas vil y decadente de la sociedad norteamericana viene a visitarnos, así que todos los mexicanos que vayan a la playa, deberán tener listos sus condominios para c… onocer alguna norteamericana. ¿Cuantos mandamientos no serán desobedecidos por los chavales y jóvenes en esta travesía de semana santa y pascua?.

Ya que hablamos de religión, olvidemos un poco el tema de las vacaciones y remontémonos a algunas décadas atrás, cuando mi tío era joven. El, a pesar de ser bien religioso, me estaba relatando algunas de esas historias oscuras y crueles de la Iglesia. Me relataba como el que tenía mucho dinero podía aspirar a que la Iglesia le valiera un divorcio so cualquier pretexto que se encontrara (y cosa que me imagino, que sigue pasando en la actualidad, sino, pregúntenle a Chente Fox). Pero lo que me intrigaba no era solo eso, sino que a él lo estuvieron a punto de excomulgar. Porque en esas épocas no era tan “simbólico” el no comer carne los viernes de vigilia, se tenía que seguir al pie de la letra. Y que a mi tío se le ocurre irse de fiesta donde había, sí, “carne”, y resulta que no se había dado cuenta de que era uno de los viernes de cuaresma, hasta que había consumido el maldito alimento.

Temeroso y cauteloso fué a un confesionario, -Ave María Purísima, decía el padre. -Sin pecado concebido, respondía mi tío. -¿Cuales son sus pecados?. -Pues fíjese que he comido carne en viernes sin darme cuenta. -¿Queeee?, usted queda excomulgado. Mi tío tuvo que ir con otro padre menos (dejémoslo en “conservador” para que no se escuche tan grosero) para que lo exonerara y le dijera que el primer padre estaba en un error. Afortunadamente, mi tío pudo proseguir con su fé católica sin ser expulsado de la iglesia, como lo han hecho con otros.

En la semana santa también hay quienes parecen emular la muerte de Jesús. Esto gracias al estado de algunas autopistas de la república mexicana (empezando por la autopista del sol que conecta a México D.F. con Acapulco),   y tambien a varios incautos que se les ocurre manejar en estado de ebriedad, o bien, que no descansan bien antes de subirse al auto. Las autoridades siempre realizan operativos de semana santa para evitar que varios accidentes fatales sucedan, pero siguen sucediendo. Parece ser que los “letreros de conciencia” en las carreteras no son muy útiles que digamos, sobre todo porque el conductor ya va “jetón” o va tomado.

Y que decir de las tradicionales interpretaciones de la muerte de Jesús. Y aunque es cierto que no somos el único país que las realizamos, si podemos presumir que nuestros viacrucis tienen ese folclor, ese toque mexicano que las hace muy tradicionales. Empezando por la escenificación que se hace cada año en Iztapalapa (y espero que no le dén el papel de Jesús a Juanito, sería un sacrilegio), y por todas las escenificaciones que se hacen a lo largo y a lo ancho de nuestro país. Porque a pesar de ser una “interpretación” miles de personas ven en ese actor a Jesus, actor que siente el privilegio de interpretarlo con toda su alma y corazón.

¿Y tu que vas a hacer en semana santa?. Yo desafortunadamente tengo que trabajar, ni modo, una semana más con los ojos pegados a la PC. Tu tienes varias opciones, puedes irte de vacaciones con tus amigos, puedes ir a c..onocer gringas, puedes ir a que te excomulguen, puedes morir en un accidente o puedes participar en la Pasión de Cristo, pero esta semana no te puedes quedar sin hacer nada.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter