Corea del Norte – Un caso de represión totalitaria

15 marzo 2010

veces compartido

Me llamaba la atención que en la visita del seleccionado de Corea del Norte a nuestro país hubiera un hermetismo total. Hicieron escala en Guadalajara donde el acceso a la prensa fué prohibido, para posteriormente llegar a la ciudad de Torreón, donde disputarán un partido amistoso frente a la selección mexicana en el estadio Territorio Santos Modelo. A su llegada entrenaron ahí, y a la prensa se le permitió la entrada solo durante 15 minutos, pero ninguno de los jugadores tenían el derecho de dar entrevistas a ningún medio.

La selección de Corea del Norte se clasificó por primera vez a un mundial. Y solo junto con la URSS y China son los únicos países comunistas que habrán disputado un mundial de futbol. Pero Corea del Norte llama la atención no solo por sus armas nucleares o por haberse clasificado a su primer mundial de futbol. Sino por ser junto con Cuba, los últimos países comunistas que existen en la actualidad, y créanme que el caso cubano no tiene comparación con una Corea del Norte que heredó lo peor de la sociedad represiva y totalitaria que alguna vez fueron la China de Mao y la URSS de Stalin.

(fe de errata: Corea del Norte ya había jugado un mundial, en 1966 y sorprendieron a Italia)

La historia de Corea del Norte nos lleva a las épocas de la Segunda Guerra Mundial, cuando terminó la ocupación japonesa sobre Corea y esta fué dividida en dos. Corea del Norte bajo la ocupación de la URSS y Corea del Sur bajo la ocupación estadounidense; lo que se tradujo en un norte comunista y en un sur capitalista.

El Juche es la base ideológica de la República Democrática Popular de Corea, En pocas palabras, la idea Juche significa que los propietarios únicos de la revolución y la construcción posterior son las masas. (Fuente). El Juche supone una desviación del leninismo adaptada a la cultura norcoreana y a las necesidades del gobierno.

Mientras buscaba información sobre este país, me encuentro una nota del Diario Milenio donde se dice que un ciudadano fué ejecutado por habérsele encontrado un teléfono celular en su habitación. Cabe señalar que en Corea del Norte, están prohibidos los teléfonos celulares. Y cabe decir que las torturas y las ejecuciones son pan de cada día. En Corea del Norte se estiman unos 200 mil prisioneros que trabajan en campos de concentración. Cualquier rebeldía en contra del gobierno y de las instituciones norcoreanas es suficiente para que sus autoridades te priven de la libertad.

En Pyongyang, su capital, se aprecian un monton de edificios comunistas con el Hotel Ryugyong al fondo, una mole de más de 100 pisos con un aspecto bastante descabellado (como si se tratara de un monumento erigido al Conde Drácula) que tuvo que ser detenida por problemas estructurales y que en este momento volvió a retomarse para que en unos meses este edificio sea inaugurado. También se ven amplias avenidas solitarias donde curiosamente hay mujeres que dirigen el inexistente tráfico paradas dentro de un diminuto círculo del cual no se pueden mover, y claro, se ve la gran cantidad de propaganda oficialista y comunista, y ningún letrero de Coca Cola o alguna otra marca corporativa.

El culto a la personalidad es bárbaro, se puede palpar en cada rincón de cualquier ciudad de Corea del Norte. Se considera presidente eterno a Kim II Sung, quien murió hace muchos años y que causara tanta conmoción en la enajenada sociedad norcoreana. Pero la máxima autoridad actual es su hijo Kim Yong-Il, a quien también se le rinde culto por parte de la población norcoreana. Por lo cual es común ver en cualquier recinto oficial, e inclusive en miles de hogares, las fotografías juntas de estos dos personajes.

Pero parece que en Corea del Norte no todo es macabro y tenebroso. La ciudad de Pyongyang es hermosa, se pueden ver obras arquitectónicas realmente llamativas que le dan un toque especial. Los eventos multitudinarios son increíbles, sobre todo los que se llevan a cabo en el estadio May Day, el cual es una joya arquitectónica, que segun datos oficiales, tiene cupo para 150,000 espectadores y sería el más grande del mundo. Todos los multicoloridos y ordenados eventos están destinados a hacer propaganda oficialista y tienen un nivel de calidad que ya desearían tener otros países cuando organizan inauguraciones para los juegos olímpicos.

Para el turista es una osadía visitar Corea del Norte, necesita un permiso especial y tiene muchas restricciones a la hora de visitar este país. Tiene que estar siempre bajo el cuidado de un guía, pero lo peor se lo llevan los habitantes de aquel país, los cuales deben de sonreír cuando los turistas deseén tomarles una fotografía. Los turistas no pueden llevar plantas, animales, drogas, pornografía, propaganda política, sistemas GPS ni teléfonos móviles. Por otro lado si se les permite llevar cámaras de fotografía, video, reproductores mp3, computadoras portátiles (mientras no contengan dispositivos inalámbricos).

Un turista español que fué a Corea del Norte relata: Las medidas de seguridad son extremas. Las fotos sólo son posibles cuando son autorizadas, los móviles y cualquier aparato tecnológico han sido depositados en la frontera con el sur dentro de bolsas de plástico. Los diarios en inglés editados en Seúl también tienen que quedar alejados de la curiosidad de los norcoreanos. Todo material impreso fuera de la república del norte es inadecuado. Al regreso todo podrá ser recuperado.

Todo el personal, militares y civiles, guías y paisanos, llevan un “pin” rojo con la figura del gran líder Qim Il Sung. Se molestan cuando alguien pide una copia como recuerdo. Esto no se vende, lo llevamos dentro, es como un latir del corazón, me traduce un guía.

Es un régimen extraño, inhumano, propio de los emperadores de los siglos pasados. Las expectativas de vida son quince años inferiores a la de los surcoreanos. No hay contaminación pero hay escasez de alimentos, hambre, falta de libertad y una severidad ambiental que se manifiesta en los rostros graves y enjutos los caminantes.

Hay mucha información encontrada sobre la situación de la población de Corea del Norte. El gobierno habla maravillas sobre las condiciones de su población al resto del mundo, mientras que Estados Unidos y otros países capitalistas afirman todo lo contrario, que hay una muy fuerte pobreza y hambruna en Corea del Norte. Pero lo que nadie puede negar es el ferreo control sobre la población que tiene el gobierno sobre sus habitantes, al cabo que su poderío atómico es lo que sostiene a este país comunista donde lo podrido se esconde debajo de su bella y hermosa urbanidad.

Fuentes de imágenes de Corea del Norte:

Fuente 1

Fuente 2

Documental y fotografías del régimen totalitario

Una sala de videojuegos en Pyongyang (me imagino que el Play 3 les llegará por allá del 2050)

Documental en videos:

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter