Pobre de mi México

23 agosto 2009

veces compartido

Agustín Carstens dijo que fué la influenza, Calderón dijo que vino de fuera, otros dicen que tiene que ver con la caída de los precios del petroleo, que no se hicieron las reformas, que no se qué, que mesa que mas aplauda le mando a la niña, pero la cosa aquí es que mi México está sumido en una crisis económica. Y el mensaje de nuestros mandatarios es que ya estamos en recuperación, pero que todavía viene el shock. O sease, es como cuando alguien se da un “madrazo” y se fractura el brazo. Ya pasó el golpe, pero ahora viene el dolor.

Mientras la mayoría de los países empiezan a ver síntomas de recuperación en sus economía y en sus ingresos después del golpe bajo, parece que en México, como mencioné, el efecto va a ser retardado. ¿O será que viene otra crisis por la cuestión del petroleo?. Si muchos ya estaban sufriendo, parece que, lamentablemente viene lo peor para nuestro país, porque se creé que habrá 3 millones de nuevos pobres, “¿romeritos, sin camarones?”.

No hace falta mencionar el efecto poderoso de la idiosincracia del mexicano común (desde el gobierno hasta el ciudadano de a pie) en esta crisis inevitable como tal, pero manejable en sus proporciones. ¿Que hubiera pasado si fuéramos una sociedad fuerte?, ¿que hubiera pasado si supiéramos trabajar en equipo?, al menos la situación no estaría tan fea. La mediocridad y el cortoplazismo ahí nos tienen, “amarrados como puercos”. Pero siempre el interés individual va por encima del bien del país; desde el tipo que no fué a pagar sus impuestos porque sino se iba a quedar sin lana para ir con los compas a pistear y ver el Cruz Azul vs América, hasta el político que busca bloquear una reforma con tal de beneficiar a su partido, sin importar lo que pase con el país.

El Producto Interno Bruto ha caído mas del 10%, lo cual es bastante grave, sobre todo cuando rebasan (pero al revés) las promesas chocofantásticas de nuestros políticos: -Chiquillos y chiquillas, el país va a crecer 7%. Cuando fué la crisis del 94, Zedillo y su equipo supieron aplicar estrategias económicas para recuperarnos en relativamente poco tiempo. Muchos perdieron sus casas, pero en mas de un año ya se veian mejorías notables. Pero la duda es ¿que se hará ahora?. Carstens ya mostró su incompetencia, y el dió la muestra a eso que dijeron de Calderón: –El Presidente es muy inteligente, pero ‘ta rodeado de puro pendejo.

Los clasemedieros podemos aspirar a esforzarnos y a “hecharle ganas” para sobrellevar esta etapa, e incluso aprovechar la coyuntura como muchos hacen. Pero la gente pobre tiene mas problemas, y eso se podría traducir en un descontento social, ¿y que pasa cuando hay descontento social?. Empiezan las manifestaciones, y se puede generar un estallido social. AMLO dice qué no creé que se dará y que su movimiento siempre será pacífico; en cambio Ebrard si se preocupa más por esa situación.

La buena noticia dentro de todo esto, es ver la propuesta de diálogo de Ebrard con Calderón al proponerle su plan para abatir la crisis. Recordemos que Ebrard no reconocía a Calderón como Presidente Constitucional.

¿Qué lograremos aprender los mexicanos de esta crisis?, ¿la pondremos debajo de la alfombra como siempre lo hemos hecho, o esta vez si reflexionaremos y cuestionaremos lo que hemos hecho mal para que nuestro país haya sido el más afectado de toda América Latina?. Mientras yo me animo a decir: Pobre de mi México.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter