¿Ya se nos fué el barco?

9 diciembre 2008

veces compartido

México siempre ha tenido una relativa importancia en el contexto mundial, dada la riqueza de sus tradiciones, y que en algunos momentos, ejercía cierta influencia cultural sobre otros países. Parecía que México podría aspirar en un futuro a algo mas, y pensar en ser uno de los primeros países emergentes en aspirar el desarrollo.

En esos momentos donde países como España y Corea tenían un nivel de desarrollo similar, donde a pesar de la dictadura disfrazada priísta que vivíamos, teníamos un nivel de crecimiento mas que aceptable (en parte por el milagro mexicano), y la distribución de la riqueza no era tan dispar. Era tal vez solo cuestión de cambiar un poco la idiosincracia para tener la proa del barco mexicano apuntando hacia el primer mundo.

¿Que pasó luego?, básicamente España y Corea lograron hacer lo que México no pudo, ser un país de primer mundo y tener mas influencia en la esfera mundial. Países como el de la península ibérica, de donde antes venían los refugiados que huían de la dictadura franquista, ahora reciben a aquellos mexicanos que no tuvieron oportunidades en su propio país (véase fuga de cerebros). Todavía después llegó la ilusión y última esperanza con Carlos Salinas de Gortari, un espejismo, que al menos nos permitió ingresar a la OCDE; parecía que era realidad porque muchos ya nos veían en el desarrollo; pero en realidad vino una crisis tremenda, gracias a la cual hemos terminado con mas desventaja.

Junto con Argentina, México es de esos países que han desperdiciado esas oportunidades clave para transformarse en algo mejorado. Mientras vemos a países como Brasil y Chile tomar un papel cada vez mas activo en el mundo y cambiar la realidad por si mismos, México espera a que las circunstancias cambien para ver si se puede modificar la realidad, como lo es su papel pasivo en la globalización donde desesperados buscan inversión extranjera, pero no parece que busquen generar fuentes de crecimiento internas (nada mas hay que ver la inversión pública en I+D). Son pocos los que se pueden jactar de querer tomar una posición activa, lo cual vemos en unas pocas empresas (Cemex, Modelo, o Bimbo por ej) que salen a comerse al mundo.  

Mi pregunto es, ¿Cual es la estrategia de México hacia el futuro?. La verdad yo la desconozco, pero curiosamente si conozco la de Brasil (el Etanol principalmente) y las de otros países que están todavía en condiciones parecidas a las de nosotros. Y así como es básico en cualquier empresa tener una declaración escrita donde se mencione una misión y una visión, en México parece que no existe, ¿cual es la ventaja competitiva de México?, ¿acaso ya la hemos definido?.

Y la idiosincracia cuenta y mucho, el mexicano parece que es por naturaleza (yo digo que es por cultura) una persona envidiosa a la cual le cuesta ver que los demás progresen, eso no solo lo vemos a nivel macro, lo vemos en el trabajo, en las familias y en muchos otros lados. Por una persona en México que dice “Yo me apunto” aparecen varias que dicen “No voy a dejar que te apuntes”. No hablo de la crítica que se suele hacer algunos empresarios por sus malos hábitos, hablo de el gran esfuerzo para detener cualquier intento de sobresalir honestamente por parte de una persona.

Y mientras Brasil y Chile piensan fortalecerse como naciones, nosotros vemos a supuesto Amero y a la Integración con el norte como única solución. Porque lamentablemente el pez gordo se come al chico.

 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter