¿Existe la suerte?

19 noviembre 2008

veces compartido

He escuchado por ahí frases derrotistas que dicen: -me ha ido mal en la vida porque he tenido mala suerte, o -los demás han tenido mejor suerte que yo- o -es que así diosito lo ha querido. Si, frases de gente que no ha sabido tomar las riendas de su vida, y que creé que la casualidad tiene mucho mas fuerza que la causalidad. Pero ahora yo les voy a mostrar con el dato duro el por que esas personas están en el hoyo.

Vamos a utilizar la misma lógica que se usa en la investigación cuantitativa, en donde los resultados aleatorios que arroja una pregunta siempre siguen un patrón, y en los cuales solo se pueden lograr cambios modificando las variables que lo condicionan. Tal vez suene crudo, pero así como en un estudio de mercado 90 de 100 personas dicen que no comprarían un Shampoo debido a que las variables no son las adecuadas (precio caro, mala calidad), o si en un muestreo estadístico de una fábrica se comprueba que 90 de cada 100 piezas salen mal fabricadas porque los empleados estan muy mal capacitados, entonces mediante la misma regla podríamos llegar a la conclusión de que 90 de 100 reclutadores deciden no contratarte porque no tienes los suficientes estudios o tienes una mala actitud.

Es decir, existen variables positivas y negativas que determinan el resultado que vamos a obtener, tanto a la hora de ir por un trabajo, a la hora de llevarte bien con los amigos, a la hora de sostener a una familia etc… y como dijo Albert Einstein, si quieres obtener resultados diferentes, haz las cosas diferentes.

Existen dos excepciones donde por la ley del azar pudiera existir la suerte (aunque veremos que en realidad esta “suerte” tiene un por que);En realidad de estas dos, solo una podría determinar el rumbo de la vida de una persona:

Eventos Individuales:

La gente dice ¿por que si yo estaba mas preparado para este puesto y tenía una actitud mas positiva, le dieron el trabajo a Alberto que es muy holgazán y poco preparado y no a mí?.

Segun las leyes del azar, los resultados arrojadas de acuerdo a las variables suelen ser aleatorios, pero van formando un patrón que es resultado de las variables que provocan el resultado; como veremos en la siguiente tabla donde los resultados de Alberto dependen de las variables (Holgazán y Poco Preparado) y los resultados de “Yo” dependen de las variables (Preparado y Actitud Positiva).

Como vemos, las variables anteriormente mencionadas nos dicen que Alberto será contratado 3 veces por cada 10 entrevistas (es decir un 30%) y “Yo” será contratado 8 veces por cada 10 entrevistas (es decir un 80%). Entonces respondiendo a la pregunta inicial, en el primer evento contrataron a Alberto y no a “Yo”. Este resultado aparentemente se debió a un factor de suerte, pero esta suerte se anula tomando en cuenta que siempre existe un por que de este resultado. El entrevistador posiblemente no estaba bien preparado, o simplemente sintió mas empatía con Alberto porque es mas ameno (y a fin de cuentas son variables que condicionan el resultado).

Por eso muchas veces pensamos que existe la suerte, dado que en los eventos individuales puede aparecer un resultado que no es igual al esperado. ¿Pero que pasa cuando ellos vuelvan a ir a mas entrevistas?, la posibilidad de que Alberto vuelva a tener suerte se va a ir reduciendo exponencialmente y “Yo” ganará casi todas las entrevistas, a menos que Alberto se de cuenta que está en desventaja y haga un esfuerzo por cambiar (lo cual modificará las variables).

Bajo este ejemplo compruebo que la gente triunfadora no se diferencia de la perdedora por la suerte, se diferencia por las variables que condicionan los resultados.

Variables externas.

Llamo variables externas a las variables positivas o negativas tanto las que adquirimos al nacer (habilidades natas, temperamento), como la situación económica y social, la educación de los padres, o en eventos dados en los cuales nosotros no tenemos el control total de las variables. Por ejemplo, perder el automovil en un asalto (dado que el afectado podría no tener control sobre este hecho, porque que es responsabilidad de los cuerpos policiales reducir los asaltos al mínimo) podría ser dado por una variable externa.

En este apartado es donde podríamos decir que la “suerte” puede marcar el rumbo de una vida, pero tambien esa “suerte” tiene un por qué; es decir, una persona puede tener un CI alto dado a la herencia genética que recibió, o una persona nació con poco dinero dado que sus familiares siempre han sido pobres, o porque su padre no se esforzó mucho.

En estos casos sería injusto comparar a una persona pobre con una persona acomodada, o a un guitarrista nato con uno que no lo es; porque implica que una persona tenga que realizar un mayor esfuerzo que el otro para llegar al mismo punto. Pero lo que se pudiera hacer es tomar en cuenta cuanto avanzan dos personas desde sus diferentes puntos de arranque: por ejemplo podremos decir que una persona pobre que pasó a ser un clasemediero es mas exitosa que una persona que nació rica, y murió rica pero no millonaria.

Normalmente cuando la gente achaca sus fracasos a la mala suerte, no se debe a las “variables externas”, puesto que en la mayoría de las ocasiones, una persona conoce estas variables desde un principio; y el no conocer las variables externas implicaría una “variable negativa”, dado que al no conocerse, toma un rumbo equivocado en la vida (por ejemplo un violinista sin muchas aptitudes que fracasó, pero que si se hubiera conocido mas hubiera sido un excelente pianista), o a la vez el conocer todas las variables externas implica una “variable positiva” (Roberto sabe que no ligará tantas mujeres como Juan, porque su caracter es mas reservado y sensible; pero entonces Roberto aprovecha su caracter sensible y cuando liga a una mujer, logra complacerla y ser feliz con ella, mientras tanto Juan que no se conoce tanto, no sabe como crear relaciones duraderas con las mujeres).

Otras cosas a considerar.

Para modificar las variables hay que conocerlas. Por ejemplo, si camino en la calle y me tropiezo, descubrí la variable negativa de “ser descuidado al caminar”; entonces como ya la conozco se como cambiarla; igual me vuelva a tropezar, pero al buscar cambiar la variable, los tropezones serán cada vez menos seguidos hasta que ya nunca me tropiece.

Nadie es perfecto, y cambiar las variables no siempre es fácil; no es como cambiar una pregunta en un cuestionario para obtener un resultado diferente; porque en los humanos una variable negativa suele implicar otras que debemos de ir cambiando una por una. Ej (Variable Negativa 1) = Soy tímido. Soy tímido porque tengo miedo a que me rechazen (Variable negativa 2), y tengo miedo a que me rechazen porque de chico mis papás me abandonaron (Variable negativa 3). Entonces para solucionar a variable 1, debemos haber resuelto la Variable 2, y para haber resuelto esta debimos haber resuelto la 3.

Conclusiones:

Podemos decir que la “suerte” como tal no existe, puesto que todos los eventos que suceden tienen un por que. Si podemos ver que en algunos casos no podemos controlar de todo los resultados que obtenemos, solo las variables externas podrán modificar el resultado, si bien podemos tener ventajas y limitaciones reales para con los demás (que generalmente las reconocemos y valoramos nuestros triunfos y fracasos a partir de nuestro punto de partida real) podemos decir que el resto es causal y depende de nosotros.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter