A marchar.

31 agosto 2008

veces compartido

Después de los sucesos de Fernardo Marti y de la hija de Nelson Vargas, Silvia; la gente ha salido a manifestarse a las calles, porque la verdad están (y estamos) hartos de esos hijos de la fregada que no tienen ningún escrúpulo, y si me opongo a la pena de muerte es porque es riesgoso (empezando por los inocentes que se matarían por nuestro incipiente sistema judicial), poco práctico, y es una forma de evadir las raíces del mal; pero por mi fuera, yo los agarraba a todos los cabrones en filita, les saco mi metralleta, y a volar pendejos.

No creo que con una marcha los secuestradores se vayan a calmar, pero si le deberá de poner en Jaque a Calderón, lo cual habla de sus deficientes programas contra la inseguridad, a Marcelo Ebrard y a todos los gobernantes que les vale cacahuate el pueblo; a ver si así reaccionan, sabiendo que su electorado potencial está exigiendo que trabajen para que mejoren el sistema de seguridad.

La marcha, independientemente de los intereses que pueda haber detrás de ella de algunos grupos (los de La Jornada le llaman “La Oligarquía) es una muestra del pueblo que ya está harta de la violencia, que está harta de la corrupción de las autoridades de todos los partidos, y de todo el mugrero que hay detrás, que el gobierno sabe esconder tan bien hasta que algún civil que es parte de las élites del poder (y por lo tanto tiene difusión) es secuestrado o victimado por estos malditos, lo que queda al descubierto para todos.

Con una marcha no se soluciona todo, ni apagando las luces por 20 minutos se soluciona el calentamiento global, pero si es una forma de llamar la atención a las autoridades, porque millones de voces juntas pesan mucho mas que una voz, esas voces que ni les hacen caso porque son calladas por los actos de corrupción de nuestras autoridades que han recibido algo a cambio de los narcotraficantes.

Actualización:

Lamentablemente en muchas ciudades, (Monterrey por ejemplo), esta marcha se redujo a clases sociales medias altas y altas. ¿donde habrán quedado las clases medias y bajas, que sufren estos y otro tipo de violencia?, ¿no les interesó?, ¿se sintieron discriminados porque todo lo que rodea a esta marcha tiene que ver con los que tienen dinero?.

Es feo, pero la diferencia de clases sociales se refleja hasta en estos actos en que el pueblo debería estar unido; y en esta diferencia tienen que ver todos; los que no protestan por sentirse discriminados, los que protestan cuando los de su posición social se encuentran afectados pero que miran con indiferencia lo que ocurre en otras clases sociales, los políticos que meten su cuchara, etc…

Ahora lo que falta hacer es pedir soluciones pragmáticas para que estos crímenes se reduzcan a su mínima expresión.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter