Un Mundo Feliz. Parte I

17 febrero 2008

veces compartido
En este artículo voy a hablar de algo que viví, que tal vez a ojos de muchos pudiera parecer una experiencia amarga e indeseable, pero que a mi punto de vista (a pesar de todo) fue muy enriquecedor, y me hizo madurar mucho como persona; sobre todo por el hecho de que me dí cuenta que como seres humanos, podemos ser muy maleables y manipulables, mas allá de lo que pensamos.
Hace algunos años, fuí invitado a tomar un curso de superación personal. Generalmente uno suele asociar este tipo de cursos como algo positivo, pero nunca llega a imaginar que puedan existir cursos con una fuerte carga dogmática y enajenante, por el hecho de que este tipo de cursos son laicos, y se presenta como empresas privadas, y no como iglesias o sectas. El curso en cuestión se llamaba Mexworks.

Este tipo de cursos está indirectamente relacionado con la cienciología (de donde toma mucha de sus bases) y sus variables como Insight y Lifespring, de donde Gabriel Nossovitch tomó la idea para fundar en Sudamérica, el seminario “Argentina Works”. Después de que la población argentina conociera el meollo de estos cursos, gracias a que una cadena argentina videograbó las sesiones con cámaras escondidas, este huyó a México, donde decidió invertir en este jugoso negocio.

El primer curso (llamado “intro), tiene una duración de 5 días (dos días entre semana y 3 en fin de semana). Uno cuando entra el curso se percata de algunas cosas un poco raras (no lo suficiente como para cuestionar tal vez), como el hecho de que en la habitación donde se imparte (a mas de 100 personas) está fría, y que estos cursos se extienden hasta la madrugada. Antes de entrar, tu no sabes en que consisten las actividades, puesto que Mexworks alega que el hecho de que sepas la dinámica antes de entrar, podría provocar que no “vivas” al 100% este seminario.

Se empiezan con dinámicas parecidas a esas que utilizan en la escuela o en el trabajo para “integrar mejor al grupo”, pero avanzando el tiempo, estas actividades empiezan a ser mas fuertes, y la relación entre la “coach” y el “público” empieza a ser mas hostil. Pero claramente, todo está perfectamente medido para que te vayan introduciendo en el mundo del “Coaching coercitivo“. Si un participante llega tarde (a la hora de la entrada se escucha la música de Odisea en el Espacio, en la cual todos los participantes deberán de estar sentados antes de que esta acabe), este recibe varias humillaciones, -¿Por que llegas tarde a este momento tan importante en tu vida eh..?, ¿quien paga el precio de tus irresponsabilidades, tu familia, tus hijos?. Pero cuando ocurre esto parece ser demasiado tarde, el público ve como algo normal este tipo de actividades.

Un amigo me comentaba acerca de estos cursos. -La gente suele entrar a este tipo de “sectas” porque es debil. Pero yo creo que no es necesario, lo único indispensable es tener un “talón de aquiles” (vaya, todo mundo lo tenemos). En el curso se podían observar incluso a empresarios exitosos, y gente común y corriente que aparenta llevar una buena vida. Pero lo que mas llama la atención es la poca deserción de la gente al curso; probablemente por el sentimiento de culpa que se hace sentir a la gente.

Bueno, continuando, las actividades se vuelven mucho mas fuerte, al grado de que todo el mundo termina llorando varias veces al día. Se aplican técnicas de shock, que si bien estas mismas no son malas cuando son conducidas responsablemente, pero que si lo son, cuando se utilizan para crear dependencia ante este tipo de cursos. Uno de estos es cuando te ponen frente a frente a una pareja y que grites todo lo que tienes adentro, que recuerdes esos momentos malos y cuando te obligan a confesar que es lo que hace sufrir.

Pero al final de el programa (cosa que vuelve a ocurrir en los siguientes dos), se hace sentir a la gente que ha triunfado, sale muy contenta con el curso, olvidando aquellos momentos donde fueron humillados, o donde tuvieron quiebres muy fuertes. Se crea al final una atmósfera de felicidad, y el compañerismo es tal, que se ve a los compañeros del curso como “amigos de toda la vida”

La filosofía de este tipo de cursos consiste en lo siguiente:

  • Causalidad radical: Todo lo que ocurre en la vida de las personas, es provocada por ellos mismos, y por lo tanto son responsables. Todos los acontecimientos sufridos (violaciones, accidentes) son provocados por uno mismo.
  • No apelar a la razón: Se ve a la razón como un instrumento para evadir la realidad. En los cursos se insiste a la gente a que evite ese proceso, y si el coach ve que este proceso bloquea el quiebre, este busca humillarlo hasta el final, para que platique frente a toda la sesión lo que tiene adentro.
  • No platicar con terceros la experiencia: Según Mexworks, la gente de “afuera” podría asustarse por el procedimiento de estos cursos, por el hecho de que la gente de “afuera” no los ha vivido.

El curso está estructurado de las siguientes etapas, de las cuales hablaré en el siguiente artículo:

El Intro (es el primer curso que acabo de explicar en resumidas palabras; es el mas liviano en cuanto a shocks y quiebres, pero es la base de las ganancias de esta empresa).

El EIP (es el segundo curso, es el mas fuerte de todos, y es el que determina quien quedará adherido al curso y quien no)

El GAP (en este curso, los participantes aplican lo aprendido en el curso por medio de una carta compromiso, pero la actividad principal es “enrolar” a nuevos prospectos al “Intro”).

Y gracias a este sistema es que sin necesidad de publicidad, estos cursos sobreviven.

continuará…

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter