Primer tema del año. (Hablar de nada interesante mas que de mí).

3 enero 2008

veces compartido
Podría hablar de los propósitos de año nuevo, pero es un tema ya muy gastado y para eso puse la encuesta al lado derecho de mi blog. O bien podría hablar de lo que pasó el año pasado, de las situaciones políticas que ocurrieron, pero ya todo el mundo lo hace. O bien podría en lugar de quejarme de lo mal que va el país, pero me parece una mentalidad negativa de siempre, o bien podría mejor resaltar las cosas positivos, pero mi colega bloguero Ricardo Martínez ya lo hizo.
Mientras escucho el concierto Nº2 de Rachmaninoff (compositor ruso de música clásica), y termino de darle una leída a mi libro “Stalin y los verdugos” (prometo reseña próximamente), en esta atmósfera pacífica; después de trabajar de 8 a 8, porque andamos muy apurados con un proyecto en el trabajo, mi mente ha decidido hablar de algo en especial. De nada relevante, de nada interesante en la blogosfera; donde generalmente puedo expresar mis inquietudes intelectuales y me refugio de la superficialidad y de lo mundano de la vida cotidiana; sobre todo cuando se vive en una sociedad mocha, como la hermosa perla tapatía.

Mercadólogo de profesión (ah, que hermoso es decirle a los consumidores lo que deben de comprar) y compositor de música (cosa que hasta la fecha ha sido un hobbie) gracias a las bondades de la tecnología: una guitarra eléctrica, software de grabación, sintetizadores, vst’s, emuladores (comprados en “Mule Mart”) que hacen que en casa puedas componer música con calidad muy, pero muy cercana a un estudio de grabación, con baterías y bajos que parecen reales, pero no lo son. Y también estoy formando un grupo (a ver si esto prospera). Un lector asiduo de todo, con una inquietud por el conocimiento, y mas, y mas conocimiento; para nada conservador ni mocho, pero tampoco ultraliberal. Un auténtico rival de la ignorancia y de todas las ideologías absolutistas (fanatismo religioso, comunismo, y en cierta medida los “neoliberales” no me caen bien), y de todo lo banal, lo que no tiene talento o expresión artística y se vende como si lo tuviera (reaggeton, RBD y todas esas cosas). Muchas virtudes y a la vez muchos defectos, como todo el mundo.

Es dificil ser demasiado inquieto en un mundo actual que te pide patrones de conducta establecidos, seguir modas, vestirte de ciertas formas, no saben cuanto odio eso. A veces soy estratega y me voy de traje y corbata para que hagan caso a lo que digo (porque de otra forma no lo harían), pero a la hora de regresar a la intimidad todas las poses no me importan. Y también es dificil ser no muy religioso en una sociedad conservadora. Mientras los demás van todos los domingos a confesarse, yo me pregunto ¿Existirá Dios?, ¿y como es?, ¿y si existe, entonces si no le hago caso a la Iglesia me iré al infierno?, tal vez a la hora de plantearme la existencia de un Dios, lo veo posible, pero cuando profundizo en cosas como la última pregunta, todo me empieza a parecer tan absurdo, que no le veo sentido, ni coherencia.

No veo para nada la tele (un promedio de 2 horas a la semana); navego mucho en Internet; pero no soy adicto por el hecho de que no es un obstáculo para hacer otras cosas, y si se va el servicio o lo cortan por alguna razón, no es la perdición. (hay muchísima gente que sufre mucho por un día sin MSN, el Hi5 o el Facebook). Ah, y me inscribí en un gym, había una promoción muy buena y en ella un buen pretexto para ahora sí ponerme en forma.

Bueno, acerca de pensadores; es dificil inclinarme por uno, Erich Fromm fue lo primero que leí, y me llamó bastante la atención, luego pasé por Nietzsche, Platón (que bien filosofaban en esas épocas, parece que en eso no hemos avanzado mucho), Schopenhauer, Voltaire, y muchos otros. También me he empezado a meter un poco en la psicología (por interes y porque tiene una estrecha relación con mi carrera). Un tal Bandura llamó mi atención.

Yo tengo mi propia teoría de todas las cosas, y yo la llamo la teoría del equilibrio. Es decir, necesitan haber 2 fuerzas opuestas combatiendo para lograr un punto medio, el cual será el mas beneficioso para la humanidad, o para la persona en sí. Es como un péndulo, se mueve de lado a lado, pero poco a poco va llegando solo a un punto medio. Por lo mismo descarto las ideologías absolutas, porque solo inclinan el péndulo a un lado, y hay algunas que son tan extremas que lo pueden romper.

De deportes. Me gusta el futbol, soy atlista (sobre todo por raíces famiiares), pero no soy fanático. Si el equipo gana se festeja ese día, y al siguiente se regresa a la vida normal (cosa que mucha gente no entiende, y ve a los equipos como una religión, mientras los directivos se desembolsan con dinero).

Y por último, yo creo que son necesarios los problemas y los conflictos para disfrutar de la vida ¿si no que escribiríamos?, o ¿sabría igual un triunfo cuando no se venció ningún obstáculo?. Pues esa es la razón de la vida.

Ese es Cerebro, el autor de este blog, o sea yo.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter